5/01/2010

Necesidades perentorias, viejas lecciones


Camino de la sexta intervención quirúrgica de esta tanda, me llega la buena noticia de la publicación del ensayo de Jesús Pérez Triana Guerras Posmodernas (Ediciones El Cobre:Barcelona, 2010).

El debate sobre cuestiones estratégicas -esto es, políticas- referidas a la Seguridad y a la Defensa en sentido amplio es todavía limitado en España. A ello contribuyen muy diversos factores. El particularismo de politicos profesionales coincide con los propios de militares y diplomáticos en no alcanzar el nivel de competencia pública habitual en los principales países de la OTAN o en aquellos que, como Brasil, Rusia, India, China o Australia, son conscientes de que la viabilidad de sus regímenes depende mucho de los bienes intangibles y tangibles que generan esos estudios y análisis.

A derecha y a izquierda, lo peor que ocurre en España es que debajo de alguna sofisticación puntual, el pelo de la dehesa y el particularismo acrítico más torpe asoma a poco que se rasca... No voy a indicar dónde la falta de eficiencia justificaría la liquidación de ciertas dependencias administrativas relacionadas con la Seguridad y la Defensa enfocadas integralmente.

Rehusar formular torpes consignas de partido, corporaciòn y/o facción, buscando mínimos comunes denominadores e intereses, puede ser un método útil. Florentino Portero y el resto de los chicos/as de GEES a la derecha y servidor mismo a la izquierda damos un espectro amplio de opciones dentro de los cánones occidentales que nos son propios a todos.

Por supuesto, no excluyan atender proposiciones y posiciones de escuelas como el independentista Centre d'Estudis Estratégics de Catalunya.

Ya puestos, hay que pensar y actuar con rigor. Cosa que compete a todos, especialemente a los titulares de los tres poderes políticos de todo Estado de Derecho: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Empuren de una vez a De Juana, Usubiaga y a Iñaki de Rentería: la mera pertenencia a una banda terrorista y/o el apoyo a esta directa o indirectamente -aunque sea por error- debe ser penada como crimen contra la Humanidad.

Detras de estos ¡ay! criminales compatriotas nuestros, se benefician otros criminales, compatriotas o no. Habría que precaver y prever lo que se nos viene encima.

Saludos a los combatientes españoles, sirvan donde estén sirviendo.

Ilustro con foto de un PzKw IF (VK- 1801) en operaciones antipartisanas en la Unión Soviética c. 1943. El desprecio por las oportunidades y riesgos de las retaguardias limitaron estratégica y políticamente la calidad táctica y técnica de la Wehrmacht y de las diversas unidades de partido y policía política como las Waffen SS y el conjunto del RSHA.

2 comentarios:

Juan de Herat dijo...

Ánimo. Con retraso, celebro tu vuelta.

Christian David dijo...

Buenas, Don Jorge. Me alegro de que estés otra vez repartiendo estopa.

No contestas al correo, pero tenemos algo pendiente y tengo algo que proponerte relacionado con tu este post.

Escríbeme, como siempre a ejercito@ejercitos.org

Un abrazo y espero que sigas mejorando.

Christian D. Villanueva López
Director de Revista Ejércitos (o algo...)

P.D: Juan de Herat, gracias por sacarnos en tu blog. Interesante la tesis doctoral de tu última entrada, sin duda.